SYD BARRET / PINK FLOYD- SU HISTORIA EN 3 FACETAS-CANTANTE,COMPOSITOR Y GUITARRISTA

En la cuspide con Pink Floyd
Fue entonces cuando Syd Barrett propuso un nuevo nombre para la banda: The Pink Floyd Sound, en memoria de dos viejos músicos de blues, Pink Anderson y Floyd Council. En el Thompsan Private Record Company, un estudio de grabación situado en el sótano de una casa en Hemel Hampstead, la banda grabó sus dos primeras canciones: "Lucy Leave" (una versión de "Gloria") y otra versión de Slim Harpo, llamado "I'm a King Bee".

El debut en vivo del grupo se produjo en el Roundhouse, el 15 de octubre de 1966. Syd Barrett tenía talento para componer. Lo hacía desde los 16 años, cuando compuso "Effervescing Elephant" y lo continuó en canciones como "Interstellar Overdrive", lo que facilitó que la banda empezara a ganarse su reputación como grupo "experimental", lejano y distinto a lo que era la escena musical por aquella época.

En 1967 el grupo firmó un contrato con la compañía discográfica EMI, que publicó su primer sencillo: "Arnold Layne", compuesto por Syd Barrett, canción que hacía referencia a un suceso ocurrido en un colegio secundario femenino en el que habían hurtado ropa interior de las alumnas. El segundo single de la banda "See Emily Play” supuso un enorme éxito, lo que originó la entrada del grupo en los estudios Abbey Road para grabar lo que sería su primer LP: The Piper at the Gates of Dawn. Para muchos críticos, nunca una banda avanzó tanto en su primer trabajo, referente por excelencia de la psicodelia británica. La mayor parte de los temas fueron compuestos por Syd Barrett, entre los que se encuentran varios hitos del rock psicodélico como "Astronomy Domine", "Interstellar Overdrive", "The Gnome", "Lucifer Sam", "Flaming" o "Bike".

Adicto a las drogas y salida de Pink Floyd
Para ese momento, sus problemas con las drogas (especialmente LSD) eran evidentes, arruinando algunas actuaciones del grupo con episodios lamentables. Al principio la idea de los demás miembros de la banda era tomar el ejemplo de The Beach Boys, con Brian Wilson quien, siendo incapaz de hacer presentaciones en vivo tras una fuerte crisis nerviosa, continuaría como compositor de la banda. Fue así los tres restantes miembros de Pink Floyd iniciaron la búsqueda para reemplazar el vacío de Syd Barrett como guitarrista, surgiendo primero nombres como Jeff Beck y otros. Pero finalmente fue David Gilmour, amigo de Roger y Syd, a quien se le ofreció el puesto de guitarrista en la banda para las presentaciones en vivo a partir de 1968. El proyecto inicial era tener un grupo de 5 miembros y que Barrett participara con ellos sólo en las grabaciones y ocasionalmente en los conciertos que él quisiera, pero el mánager del grupo decidió que esto no era "rentable". Pink Floyd ofreció sólo cinco conciertos con Gilmour y Barrett juntos en el escenario. El comportamiento errático de Syd Barrett llevó al grupo a tomar la decisión de continuar sin él con el complejo de culpa de haber echado a su líder y máximo mentor.

En 1968, Pink Floyd grabó y editó su segundo trabajo: A Saucerful of Secrets, una continuación del primer trabajo de la banda, incluyendo como último tema del álbum la canción "Jugband Blues", compuesta por Syd Barrett; su despedida musical del grupo con una letra irónica en la que Barrett explica que él ya no se halla aquí sino en otros planos mentales alejados de las personas mundanas. Algunas otras canciones de Barrett quedaron en el olvido, como “Scream Thy Last Scream” y “Vegetable Man”; en la última se habla de que Syd hacia una descripción de sí mismo. “I am a vegetable man”, siendo ésta considerada en un comienzo para ser lanzada como sencillo o single, pero luego descartada al verla como una canción que no encajaba con el naciente estilo del grupo.

Tras el éxito de su disco cumbre, Pink Floyd lanzó en 1975 el álbum Wish You Were Here, casi como un homenaje del grupo a su fundador, que para entonces se mantenía en un cerrado ostracismo, alejado de la prensa y de la escena del rock luego de haber publicado dos discos con relativa respuesta minoritaria. Cuando el grupo se encontraba grabando el álbum y estaban terminando las mezclas, Syd Barrett apareció súbitamente un día en la sala de grabación. Al percatarse sus ex compañeros de que era Barrett aquel hombre, totalmente irreconocible para ellos, sin cabello y con las cejas afeitadas (tal como se ve al personaje de Pink en la película "Pink Floyd - The Wall"), sufrieron un shock emocional que siempre recordaron y citaron en numerosas entrevistas a lo largo de los años. Se dice que la canción en la que estaba trabajando el grupo en ese momento era “Shine On You Crazy Diamond”, dedicada a Syd Barrett, cuyas iniciales de SYD parecerían estar presentes en el propio título del tema. A pesar de haber terminado la letra de la canción antes de su sorpresiva aparición en el estudio, el resultado final de la misma tuvo mayor influencia después del encuentro con Barrett; lo cual se demuestra en un añadido de las últimas notas en la canción por Rick Wright, tomadas del segundo single del grupo: “See Emily Play”.